El establecimiento de las diferentes industrias en Ferrolterra ha dejado huella en los municipios de la comarca.

Lo que en su día fueron centros de producción pioneros, se convierten ahora también en reclamo turístico. Acercarse a ellos nos permite conocer nuevos rincones que albergan historias que nos transportan a nuestro pasado, muchas veces combinado con las más modernas tecnologías.

La visita a los Astilleros y al Arsenal de Ferrol, incluidos en la Ruta de la Construcción Naval; a los molinos de Neda y de Narón (que fue Fábrica Real); a las fábricas de conservas de Cariño y Cedeira, a diversas plantas de reciclaje o al conjunto industrial de As Pontes son un buen ejemplo de todas las posibilidades de turismo industrial que ofrece la comarca.